JARTUM (Reuters) – El bloqueo durante tres semanas del principal puerto de Sudán por parte de manifestantes tribales está provocando escasez de trigo y fuel para la generación de energía, lo que pone en peligro el ya de por sí defectuoso suministro eléctrico del país, dijo el sábado un ministro del gabinete.

Las tensiones entre los líderes militares y civiles de Sudán se han agudizado en las últimas semanas, y algunas figuras civiles han acusado a los militares de desempeñar un papel en el bloqueo de Puerto Sudán por parte de la tribu Beja, que rodea las carreteras y los oleoductos de combustible.

Los líderes militares han negado cualquier implicación, y los dirigentes beja dicen que protestan para llamar la atención sobre los problemas económicos y políticos que afectan a la tribu oriental.

En la capital, Jartum, las colas para comprar pan han vuelto a aparecer en los últimos días y ha habido escasez de harina importada.

El Ministro de Asuntos del Gabinete, Khalid Omer Yousif, dijo en un comunicado que el gobierno redistribuiría las reservas de trigo situadas en el Estado del Norte del país para reforzar el suministro en otros lugares.

El suministro de gasóleo también se ha visto afectado por el bloqueo, pero el suministro de gasolina se mantiene estable, añadió el comunicado.

El viernes, Estados Unidos, Gran Bretaña y Noruega apoyaron al gobierno de transición de Sudán, dirigido por civiles, al instar a las conversaciones políticas para resolver las protestas.