Con la demanda mundial de petróleo ahora significativamente más baja de lo que se esperaba hace sólo unas semanas, el exceso de oferta bien podría empujar los precios del petróleo a una mayor baja y esto podría conducir a una acumulación de almacenamiento flotante, según el análisis del corredor de Nueva York Poten & Partners. La opinión es consecuencia del resultado no concluyente de la reunión de la OPEP+ de la semana pasada, en la que se entiende que Rusia no ha aceptado el propuesto recorte adicional de 1,5 millones de barriles por día en la producción. Si la reducción hubiera sido acordada, Poten dice que la producción de la OPEP habría caído a niveles no vistos desde 2003.

La empresa sugirió que si la reducción de la producción no sigue adelante, un mercado de contención en el que los precios futuros se negocian a un precio superior a los precios del petróleo de hoy en día, podría dar lugar a un repunte del almacenamiento flotante. Observando que el mercado ha estado en gran parte en retroceso desde mediados de 2017, situación en la que los precios actuales del petróleo son más altos que los del futuro.

«El almacenamiento flotante será rentable si la diferencia de 12 meses es mayor que el costo del buque y los cargos de interés por el almacenamiento del crudo», dijo Poten. «Aún no estamos allí, pero la economía se está moviendo en la dirección correcta».

Las tasas de los buques tanque son significativamente más bajas que los niveles que prevalecen en el último trimestre de 2019, pero Poten cree que la situación podría haber sido peor dada la grave situación económica que se está desarrollando con la propagación del coronavirus. «Parece que los cuellos de botella en el sistema de transporte mundial y el aumento del almacenamiento flotante ya están apoyando las tasas», concluyó la empresa.