La Comisión Federal Reguladora de Energía (FERC) de Estados Unidos mostró su apoyo a la decisión del Estado de Oregon de denegar un permiso de agua limpia para un proyecto de gas natural licuado (GNL) de Jordan Cove, afectando a los planes de un futuro terminal de exportación, informó Reuters.

En marzo de 2020 la FERC había aprobado el plan de Pembina Pipeline Corp para construir y operar el gasoducto de gas natural y el terminal de exportación de GNL. No obstante, tras la oposición de tribus y ecologistas, la iniciativa que habría estado en funcionamiento en 2025 y que consideraba una inversión de US$10 millones, no consiguió los permisos de agua de Oregon.

Posteriormente, el proyecto solicitó a la FERC la anulación de la decisión de Oregón, argumentando que había renunciado a su autoridad bajo la Ley Federal de Agua Limpia. Sin embargo, la FERC decidió unánimemente que Oregon no había renunciado a su autoridad.

Por su parte, los partidarios de Jordan Cove aseguraron que la posición del terminal en la Costa Oeste los pondría más cerca de los mercados asiáticos de rápido crecimiento que los terminales a lo largo de la Costa del Golfo, que tienen que enviar GNL a través del Canal de Panamá, que últimamente ha presentado problemas de congestión.