El mes que viene, los hogares daneses empezarán a recibir electricidad del mayor parque eólico marino de Escandinavia, un hecho que marca otro hito en las ambiciones de energía limpia del país.

La empresa sueca Vattenfall AB ha anunciado que la inauguración del parque eólico Kriegers Flak, de 604 MW, está prevista para el 6 de septiembre. El proyecto, que es el mayor de Escandinavia y de Dinamarca hasta la fecha, se ha construido en el Mar Báltico con un coste de 1.400 millones de dólares.

Forma parte del ambicioso compromiso del país de invertir en energías limpias: Dinamarca tiene como objetivo lograr una reducción del 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030, y aspira a convertirse en una nación neutra en emisiones de CO2 para 2050.

La inauguración del parque se produce tras la instalación de la última turbina en junio y la finalización de los procesos de prueba y certificación.

«Estamos muy orgullosos de la contribución que Kriegers Flak aporta a la producción de energía eólica en Dinamarca y a la transición ecológica. Tras un exitoso proceso de construcción, Kriegers Flak está ahora listo para suministrar energía verde a los hogares y a la industria danesa», dijo Anna Borg, consejera delegada de Vattenfall.

En junio, Vattenfall completó la instalación del último de un total de 72 aerogeneradores marinos en el parque eólico situado a unas 8-20 millas náuticas de la costa oriental de Dinamarca. Con una capacidad de producción anual de 604 MW, el parque abastecerá el consumo anual de electricidad de unos 600.000 hogares daneses, lo que supondrá un aumento de la producción eólica danesa de aproximadamente el 16%.

El parque eólico marino, que ocupa una superficie de 38 millas náuticas cuadradas, cuenta con 72 aerogeneradores de Siemens Gamesa, cada uno de ellos con una capacidad de 8,4 MW. Cada turbina tiene una altura total de 615 pies y pesa hasta 800 toneladas. Se han tendido unos 90 m de cables submarinos para conectar el proyecto a la red.

Dinamarca tenía 1,7 GW de capacidad eólica marina instalada a finales de 2019. Recientemente ha aprobado un plan para construir una isla artificial en el Mar del Norte que será un centro para cientos de turbinas marinas con capacidad para generar 10 GW, energía suficiente para 10 millones de hogares. La primera etapa soportará hasta 3 GW, y se espera que cueste 34.000 millones de dólares. Su funcionamiento debería comenzar en 2033.