El Grupo de Astilleros Damen ha entregado un remolcador de puerto recién construido a Con.Tug en Italia. El buque, llamado Gioia Star, operará en Gioia Tauro, uno de los puertos de transbordo más importantes del Mediterráneo.

Con.Tug, una empresa conjunta entre Scafi y TIL, encargó el nuevo remolcador a Damen en enero. La rapidez de la entrega se ha visto facilitada por la práctica de Damen de construir buques estandarizados en serie y mantenerlos en stock, listos para su pedido.

A pesar de que se trata de un modelo estándar de ASD Tug 2813, Con.Tug seleccionó una serie de opciones para su nuevo buque, incluyendo capacidades de lucha contra incendios FiFi 1 así como capacidad de recuperación de petróleo.

El ASD Tug 2813 es una de las próximas generaciones de remolcadores de Damen. Cada uno de los buques de esta serie está compuesto por nuevas innovaciones y la evolución de la tecnología existente. Según Damen, los remolcadores se centran en ofrecer una mayor seguridad, sostenibilidad, fiabilidad y eficiencia, incluyendo la rentabilidad durante la vida útil del buque.

El remolcador de 85 toneladas ASD 2813 presenta una disposición inteligente con una mayor potencia en un buque muy compacto, gracias al importante nivel de estabilidad que proporciona el casco, dijo el constructor.

Antonio Marte, gerente de área de Damen, dijo: «El puerto de Gioia Tauro es un puerto muy importante para la región del Mediterráneo. Gracias a la reciente e importante inversión realizada en la terminal de contenedores, grandes portacontenedores de 24.000 TEU pueden hacer escala en este puerto con regularidad. Con ello es crucial disponer de un remolcador de gran fiabilidad y rendimiento, que garantice la seguridad de las operaciones y, al mismo tiempo, el máximo tiempo de funcionamiento de las terminales».

El buque, como todos los de la serie, está diseñado para estar listo para las regulaciones del Nivel III de la OMI. El cumplimiento de las regulaciones se logra con la adaptación de un sistema modular Damen de reducción de NOX.

Los remolcadores de la próxima generación también tienen la capacidad de estar conectados digitalmente, lo que permite la supervisión a distancia, que puede conducir a un mantenimiento preventivo y a una navegación más inteligente y eficiente, así como a un menor consumo de combustible.