El cumplimiento con el límite global de azufre de la Organización Marítima Internacional para combustibles para buques, probablemente se ubicará en torno al 90% o 95% en los primeros años después de 2020, muy por encima de algunas estimaciones de la industria que apuntaban al cumplimiento del 70%-80% hace un año, dijo en un evento un veterano de la industria de los búnkeres y socio principal de la Energía Marina 2020, Adrián Tolson.

«La prohibición de transporte de HSFO para 2020, la reciente reunión del Comité de Protección del Medio Ambiente Marino en mayo y la creciente conciencia de los altos riesgos de incumplimiento han cambiado en gran medida las opiniones sobre las estimaciones», dijo Tolson durante la 3ª Conferencia Anual de S&P Global Platts sobre Bunker and Shipping Asia en Singapur.

La mayoría de los armadores de cualquier tamaño que quieren comerciar internacionalmente quieren cumplir con las normas, dijo Tolson.

Algunas estimaciones de la industria apuntan a un incumplimiento del 5% después de 2020, que podría ser demasiado bajo ya que la aplicación en alta mar seguirá siendo difícil, dijo Tolson. «Habrá mucha actividad de denuncia de irregularidades. Pero seguro que habrá incumplimiento», agregó.

Aunque puede haber algunas divergencias sobre las estimaciones de cumplimiento en la industria, es indudable que éste es el final de la era de la HSFO en gran medida, dijo Tolson.

El mercado de combustibles marítimos representa alrededor del 60% de la demanda mundial actual de HSFO. Por lo tanto, cualquier cosa que esté sucediendo en el mercado de combustibles tendrá un impacto significativo en la demanda de HSFO, dijo Tolson.

«Tenemos un mercado de combustible de 300 millones de toneladas. El mercado actual es de 85% HSFO. Eso es alrededor de 230 millones de toneladas métricas, o 4 millones de b/d», dijo.

Después de 2020, la demanda de HSFO probablemente caerá a cerca de 60 millones de toneladas métricas y la mayor parte de la mezcla de combustible del búnker será VLSFO y diesel, dijo.

Si bien existe un impulso en torno al abastecimiento de combustible LNG, se espera que su contribución en la mezcla global de combustible para buques sólo sea de un máximo del 10% para el año 2030, dijo Tolson a Platts por separado.

El GNL puede ser una opción de combustible extremadamente viable, pero sólo si se pueden superar los costos de infraestructura, dijo Tolson. «En última instancia, todo el mundo querrá comprar la forma más barata del producto para el cumplimiento, que se mezclará con VLSFO», añadió.