El coronavirus fue declarado oficialmente como pandemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS) el 12 de marzo de 2020. Tras la escalada de la crisis, Port Technology International (PTI) detalla cuáles son los puertos más afectados por el coronavirus, o COVID-19.

Desde que PTI publicó su primer examen del efecto del coronavirus en los puertos en enero de 2020, el número de casos ha aumentado de 6.000 a 126.628 y las muertes de 132 a casi 4.638.

El brote se ha extendido mucho más allá de China y el sudeste asiático y hasta el 12 de marzo ha infectado a 17.430 personas en la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo, de las cuales 711 han muerto.

En ese tiempo, muchos de los puertos más importantes y concurridos del mundo han visto restringidas sus operaciones y el tráfico ha disminuido.

Esto es particularmente cierto en el caso de los puertos de China y los países circundantes, así como en los más alejados que comparten las principales rutas marítimas del mundo.

La lista que figura a continuación no está en ningún orden particular, pero debe tomarse como una visión general de la forma en que el coronavirus ha afectado a algunos de los mayores centros neurálgicos del mundo.

Los puertos gemelos de la costa oeste de los EE.UU. han sido los más afectados en América del Norte.

Son los dos puertos más concurridos del país, como se ha demostrado en un estudio previo de la PTI, y son cruciales para el comercio de EE.UU. con China.

Tanto Los Ángeles como Long Beach vieron caer sustancialmente su tráfico interanual (YoY) en enero de 2020 – 5,4% y 4,6% respectivamente. Son los puertos más afectados por el coronavirus en América del Norte, aunque los casos están creciendo en otros centros de la costa oeste y en Nueva York.

Esas cifras llegaron en medio de las advertencias de Fitch Ratings de que el comercio mundial se verá gravemente dañado si el coronavirus no disminuye.

El director ejecutivo del Puerto de Los Ángeles, Gene Seroka, predijo que la desaceleración económica sería peor que la causada por el virus del SARS en 2002-2003, en una entrevista con la CNBC en febrero.

Seroka también predijo una caída del 25% en febrero y del 15% para el primer trimestre de 2020. Sin embargo, en contraste, la contraparte de Seroka en el Puerto de Long Beach predijo que el tráfico aumentaría en los próximos 12 meses.

El tráfico siguió disminuyendo en febrero de 2020, en Los Ángeles en un 22,9% y en Long Beach en un 9,8%. En los comentarios sobre los que informó la PTI, Seroka predijo que marzo también sería suave, ya que la recuperación de las fábricas de China sigue siendo lenta.

Considerando el efecto del coronavirus en la cadena de suministro, China podría estar en peligro de quedar aislada de la economía mundial.

Esto fue evidente en sus datos de comercio; el comercio exterior cayó un 11% anual en los dos primeros meses de 2020. El comercio con los EE.UU. fue el más afectado, ya que cayó un 19,6%, mientras que Japón y la UE disminuyeron un 15,3% y un 14,2% respectivamente.

Esta tendencia representa el peor desempeño de la economía china desde 2009, cuando aún se estaba recuperando del colapso financiero mundial.

El puerto de Shangai, el más activo del mundo, ha sufrido considerablemente los efectos de COVID-19, ya que las autoridades regionales retrasaron el regreso al trabajo después del Año Nuevo Lunar.

Las escalas de los buques en Shanghai y Yangshang, otro importante puerto chino, disminuyeron en conjunto un 17% en enero en comparación con 2019, lo que los convierte en los puertos más afectados por el coronavirus en China.

Sin embargo, China ha logrado mantener abiertos Shanghái y todos sus demás puertos principales, con la excepción del centro fluvial de Wuhan, que estaba en cuarentena.

A finales de febrero de 2020, Shanghái comenzó a reducir el retraso, al igual que otros puertos de China continental, lo que suscitó el optimismo de algunos.

El 2 de marzo de 2020, CMA CGM, el cuarto mayor transportista del mundo, dijo en un aviso que la carga se movía más fácilmente cuando los trabajadores portuarios y los camioneros volvían al trabajo.

Esto significa, según CMA CGM, que las operaciones comerciales han entrado en la «fase de recuperación» a medida que las fábricas vuelven a la normalidad.

CMA CGM expresó un mayor optimismo en sus resultados financieros de 2019, en los que predijo «un importante efecto de recuperación» una vez que la crisis se calme.

Singapur es el segundo puerto más activo del mundo y el mayor socio comercial de China. En las primeras etapas del brote, fue uno de los primeros grandes puertos en verse afectado.

También fue uno de los primeros en reaccionar y muy pronto puso en práctica estrictos procedimientos de escaneo de la temperatura en los marinos de los buques entrantes.

No se permitió la entrada al país de algunos visitantes de China, en particular los que habían estado en la provincia de Hubei y/o Wuhan.

Al 12 de marzo de 2020, se habían registrado 166 casos de coronavirus en Singapur, 93 de los cuales se han recuperado totalmente. Actualmente no hay muertes relacionadas con el brote.

Sin embargo, también se han suscitado temores en relación con el proyecto de mega puerto de Tuas en Singapur. A principios de marzo de 2020, el Ministro de Transporte de Singapur, Khaw Boon Wan, dijo que se trataba de uno de varios proyectos importantes de infraestructura que podrían retrasarse si no se solucionaba la crisis.

El proyecto de Tuas es el más grande de la industria marítima y será el mayor puerto del mundo una vez que esté terminado.