Ante la huelga de los trabajadores del puerto de Bilbao para reclamar mejoras laborales, esta mañana Bilboestiba, la Sociedad de Estiba y Desestiba del Puerto de Bilbao, SAGEP; ha emitido un comunicado sobre la situación de las empresas que les ofrecemos de forma íntegra:

«La huelga iniciada por los estibadores del puerto de Bilbao el pasado viernes ya está causando graves daños a las empresas que directa e indirectamente dependen de su actividad para el desarrollo de sus operaciones. Las amenazas y coacciones han vuelto a los muelles, donde no se respetan los servicios mínimos, ni la libertad de otros trabajadores para cumplir con su cometido.

En este escenario creado por un colectivo muy bien remunerado que ni siquiera ha respondido a la última propuesta realizada por las empresas, la recuperación de la economía y el empleo de Euskadi y su área de influencia sufrirá un duro y, probablemente, irreversible revés cuando apenas se estaban recuperando de los devastadores efectos de la pandemia. También sufrirán enormes daños los resultados y la imagen del puerto de Bilbao, que tendrá grandes dificultades para recuperar sus registros, fidelizar tráficos y atraer negocio.

Las cuatro empresas estibadoras, que han realizado cuantiosas inversiones y asumen unos costes operativos desorbitados que se reflejan en unos márgenes cada vez más exiguos, sólo pretenden que se cumpla la ley y solicitan el apoyo de los poderes públicos ante la presión permanente e inaceptable de un colectivo cuya única contribución en los últimos años ha sido deteriorar la ya maltrecha situación de la estiba en el puerto de Bilbao, haciendo peligrar las inversiones previstas y la creación de riqueza y empleo en un momento particularmente duro para amplias capas de la población.

Durante el proceso de negociación, las empresas ha acudido siempre con el único propósito de lograr acuerdos sobre la base irrenunciable e ineludible del cumplimiento de la legislación en lo relativo a la liberalización de la estiba y la libre competencia para consolidar un entorno laboral justo y razonable capaz de ofrecer servicios de calidad con una costes asumibles que permitan competir en igualdad de condiciones con otros puertos.

Las excusas sindicales acerca del exceso de carga de trabajo, el incremento de plantilla o el mal estado de la maquinaria esconden el verdadero objetivo de estos trabajadores privilegiados: perpetuar sus privilegios y reservarse las tareas mejor remuneradas a costa de vetar a otros trabajadores de empresas auxiliares para, en definitiva, seguir controlando ilícitamente los muelles y sustraerse al imperio de la ley, que afecta a todos los demás ciudadanos».

Recordar que los trabajadores, que siempre han estado abiertos al diálogo con la parte patronal, han denunciado que las empresas han llevado a los muelles a estibadores eventuales contratados en el puerto de Santander con la finalidad de cubrir la demanda e “incumpliendo” los preceptos de la convocatoria de huelga. También han criticado unos servicios mínimos que consideran “abusivos”.

La huelga, que se inició el pasado día 9 de octubre el objetivo de forzar un acuerdo con Bilboestiba para asegurar la continuidad del Centro Portuario de Empleo, y que está apoyada por todos los sindicatos que forman parte de la sociedad, creen necesario para negociar el mantenimiento de los puestos de trabajo, además de reforzar a una plantilla que no ha contratado a trabajadores fijos en más de una década –según denunciaban-. También reclaman mayores medidas de seguridad en los puestos de trabajo, máxime en la situación actual de pandemia y la mejora e innovación en la maquinaria por parte de las empresas.

Recordar en este punto que todos estos puntos forman parte de un convenio colectivo que, hasta el momento, parece que las empresas han ido incumpliendo. Los trabajadores también han reclamado la intervención del presidente de la autoridad Portuaria de Bilbao para mediar en el conflicto.

Durante los últimos días, además, se han sucedido diferentes apoyos por parte de los trabajadores a sus compañeros vascos a través del International Dockworkers Council (IDC).

Fuente: www.naucher.com