Un consorcio formado por DEME, Tractebel, Jan De Nul Group, Soltech y la Universidad de Gante ha puesto en marcha un proyecto para desarrollar la tecnología solar flotante. Los socios creen firmemente que los paneles solares fotovoltaicos (PV) en aguas marinas son una fuente de energía verde esencial para el futuro. Combinada en el mismo lugar con la acuicultura y la energía eólica marina, esta tecnología permitiría un uso más eficiente del espacio disponible.

Los costes de la tecnología fotovoltaica solar están disminuyendo constantemente, y el consorcio cree que una evolución hacia aplicaciones offshore de onda alta es el siguiente paso lógico después de las aplicaciones fotovoltaicas flotantes de agua dulce en lagos y presas y las aplicaciones offshore de onda baja en lagunas y otros entornos protegidos. Se espera que factores como la escasez de tierra, la estandarización a gran escala y las consideraciones de «no en mi patio trasero» apoyen el crecimiento del mercado de la energía solar marina como lo hicieron con la energía eólica.

El consorcio, liderado por Tractebel, se creó en el marco del Flemish Blue Cluster y cuenta con el firme apoyo de VLAIO. Para esta iniciativa, el presupuesto de aproximadamente 2 millones de euros (2,2 millones de dólares) es el resultado de la unión de las fuerzas entre la industria y el apoyo gubernamental. Los socios del consorcio son los primeros en Bélgica en explorar esta solución solar offshore. Su ambición es también ser los primeros en realizar parques solares offshore en el Mar del Norte belga, eventualmente en combinación con parques eólicos o acuicultura. De esta manera, los socios se posicionan en este nuevo mercado en rápida evolución.