Por John Konrad (gCaptain) Un buque nuevo puede ser un lugar intimidante para un oficial de cubierta, así que aquí hay algunos consejos para empezar y para recordarle lo que es esencial una vez que esté en marcha.

  • Encuentra un gran mentor a bordo de tu buque, y si no puedes, busca una nueva embarcación.
  • Un gran mentor puede ser un contramaestre, un ingeniero y, a veces, un cocinero.
  • Tu inteligencia no aumenta cuando te ascienden.
  • Pasa más tiempo en la sala de máquinas.
  • Olvida todo lo que aprendiste en tu último buque.
  • Recuerda todo lo que te enseñó tu último buque.
  • Hazte amigo de las 3 B’s:
  • No te pierdas nunca un amanecer o una puesta de sol.
  • Lleva a todas partes un bolígrafo, un papel y una linterna adicional.
  • Si dices que vas a hacer algo, escríbelo y táchalo cuando hayas terminado.
  • Informa de cualquier metedura de pata, pero guarda silencio cuando estés excepcionalmente orgulloso de tu trabajo.
  • Disfruta del aire fresco, el aliento fresco y las ideas nuevas que encuentres en el mar.
  • Haz tu propia cama cada mañana.
  • Cotillea sólo mientras tejes.
  • Facilita el trabajo del primer oficial y del primer maquinista.
  • Conoce tu trabajo, tu buque y a ti mismo.
  • El capitán no es tu mejor amigo ni tu peor enemigo. El sueño lo es.
  • Haz más preguntas.
  • Haz que el buque funcione.
  • Escucha más.
  • Navega siempre hacia tu punto de referencia aunque no hagas ningún camino.
  • Utiliza el hilo dental, cepíllate, dúchate, aféitate y lleva ropa limpia y desodorante.
  • Mantenga el cronómetro enrollado, el sextante corregido y el compás magnético afinado porque es posible que nunca los necesite.
  • Llame al capitán más a menudo de lo necesario porque los buenos lo agradecerán y los malos se molestarán.
  • La curiosidad es la cura del aburrimiento.
  • Las tres cosas que más probablemente acabarán con tu carrera son ignorar los COLREGS, ignorar las órdenes del capitán e ignorar las señales de advertencia de que estás a punto de casarte con la persona equivocada.
  • El último punto está en orden inverso de importancia.
  • Antes de contar una historia de mar, hazte tres preguntas:

-¿Es una gran historia?

-¿Estás seguro?

-¿De verdad?

  • Busca mejores historias de mar.