Dos compañías navieras constituidas en Liberia pagarán una multa de 1,8 millones de dólares por la contaminación causada por un buque de carga y por ocultar pruebas, dijo el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El propietario del buque, Nederland Shipping Company, y el operador Chartworld Shipping Company, se declararon culpables el 15 de octubre en un tribunal federal de Wilmington, Delaware, de no notificar al Servicio de Guardacostas de los EE.UU. de una condición peligrosa en uno de sus buques y de violar la Ley de Prevención de la Contaminación por Buques (APPS, por sus siglas en inglés) mediante la presentación de documentos falsos al USCG que encubren la contaminación por hidrocarburos del buque.

El buque en cuestión es el M/V Nederland Reefer, el buque de carga/contenedor refrigerado de 13.049 toneladas brutas, de navegación marítima, construido en 1991.

Los grandes barcos como Nederland Reefer generan residuos de sentina contaminados con petróleo cuando el agua se mezcla en el fondo o en las sentinas del barco con petróleo que se ha filtrado de los motores del barco y otras áreas. Estos residuos deben ser procesados para separar el agua del petróleo y otros residuos mediante equipos de prevención de la contaminación, incluido un separador de agua oleosa (OWS), antes de ser vertidos al mar.

El APPS exige que la eliminación de los residuos de sentinas del buque se registre en el libro de registro de hidrocarburos del buque (ORB).

La investigación comenzó en febrero de 2019 cuando el Destacamento de Seguridad Marítima de la USCG en Lewes, Delaware, llevó a cabo un examen de control por el Estado rector del puerto del buque antes mencionado.

Durante la inspección, el guardacostas determinó que el ingeniero jefe del buque, Vasileios Mazarakis, había estado engañando repetidamente al dispositivo de control del contenido de petróleo en el OWS del buque con agua dulce, descargando así agua de sentina oleosa no tratada por la borda en el mar. Mazarakis luego falsificó el ORB del buque para ocultar estas descargas ilegales de la USCG, según el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El 2 de octubre de 2019, Mazarakis se declaró culpable de una violación de la APPS por su falsificación del ORB. Como parte de su declaración de culpabilidad, Mazarakis también admitió que tomó varias medidas para obstruir la investigación del USCG, incluyendo la destrucción de pruebas y la manipulación de testigos.

La investigación también determinó que el 30 de diciembre de 2018, el agua de mar comenzó a entrar al buque por debajo de la línea de flotación a través de un agujero en el tanque de retención de sentina del buque. Este compromiso de la integridad del casco y las reparaciones temporales del mismo constituían una condición peligrosa que las compañías navieras no reportaron al guardacostas, dijo además el US Doj.

De acuerdo con el acuerdo, las compañías serán puestas en un período de prueba de cuatro años que incluye un plan integral de cumplimiento ambiental para asegurar, entre otras cosas, que los buques operados por Chartworld que ingresen a los Estados Unidos cumplan plenamente con todas las leyes nacionales e internacionales de protección del medio ambiente marino aplicables. El plan de cumplimiento será implementado por una compañía auditora independiente y supervisado por un monitor designado por el tribunal.