La compañía naviera alemana Minship ha iniciado una prueba de biocombustible en el práctico buque granelero Trudy, construido en 2009, después de que el buque se abasteciera de biocombustible sostenible de GoodFuels en el puerto de Rotterdam.

El buque consumirá sólo biocombustible en el motor principal durante los próximos ocho a diez días y la compañía vigilará de cerca el rendimiento del mismo.

Minship cree que la adopción del biocombustible es un gran paso adelante para que la empresa y sus clientes alcancen sus objetivos de reducción de CO2, y ha planificado pruebas adicionales en otros buques con el fin de hacer del biocombustible una alternativa real para que su flota gestionada reduzca su impacto del carbono.

«Tras más de un año de preparativos entre múltiples partes interesadas, incluidos los propietarios de buques, los proveedores de combustible, los Estados de abanderamiento, las compañías de seguros y los fabricantes, el inicio de este ensayo, dirigido por la organización subsidiaria Minmarine, sólo ha sido posible gracias a la visión y el apoyo de GoodFuels», dijo el director gerente de Minship Shipmanagement, Markus Hiltl.

«Este ensayo es un hito significativo para Minship ya que nos permitirá demostrar que el uso de los combustibles ecológicos y alternativos disponibles puede hacer que el transporte marítimo sea menos dependiente de los combustibles fósiles en este momento», añadió Hiltl.