Citgo abandona el proyecto de la refinería de Aruba

Citgo, la refinería estadounidense que actualmente está en manos de la oposición política venezolana, en 2019, está abandonando un proyecto de refinería en Aruba, lo cual desata la furia en la isla perteneciente al Reino Holandés.

En una carta del 27 de diciembre obtenida por Argus, Citgo Aruba Refining (CAR) dijo a los trabajadores que las sanciones estadounidenses a PDVSA impuestas en enero de 2019 «han tenido un impacto no sólo en el proyecto de renovación/mejora de CAR, sino que también han dado lugar a graves dificultades financieras que restringen la capacidad de seguir apoyando las operaciones cotidianas». Como resultado, la compañía cesará sus operaciones y terminará sus acuerdos de trabajo a partir del 30 de enero de 2020, afirma la carta.

Aruba, una pequeña isla que una vez formó parte de la red logística estratégica de PDVSA en el Caribe holandés, es la mayor afectada por el cierre de este proyecto.

CAR, una subsidiaria de Citgo Aruba Holding (CAH) con sede en Delaware y una subsidiaria indirecta de PdV Holding (PDVH) con sede en Delaware, ha dejado de pagar el arrendamiento de la refinería y el terminal petrolero asociado desde marzo de 2019, no se han pagado impuestos desde 2017, el mantenimiento de la refinería ha sido descuidado y ahora la empresa está eludiendo sus obligaciones laborales, le dice a Argus un alto funcionario cercano al gobierno de Aruba. «Este es un abuso horrible», dijo el funcionario.

Ninguno de los 70 trabajadores locales afiliados a dos sindicatos ha firmado el paquete de indemnización propuesto, según los líderes sindicales. La Federación de Trabajadores de Aruba (FTA) se dirige hoy a la presidenta de Citgo, Luisa Palacios, para insistir en el pago de las deudas laborales y en el empleo sostenido en la terminal, que según ella sigue funcionando. El sindicato independiente de trabajadores petroleros, IOWA, planea llevar a Citgo Aruba a la corte bajo jurisdicción holandesa.

El terminal, donde CAR importa combustible para el minúsculo mercado local, es de particular preocupación local si se le permite a la compañía salir de Aruba a finales de este mes.

El gobierno de Aruba ha tratado desde el año pasado de recuperar la refinería y el terminal bajo un acuerdo de suspensión temporal propuesto entre el propietario de la refinería local de Aruba, RDA, y CAR. Pero las dos partes no lograron llegar a un acuerdo, y la RDA ha impedido a la RDA el acceso a las instalaciones. Citgo no ha respondido a la solicitud de comentarios. El alto ejecutivo de la CAR, Joe Crawford, no pudo ser contactado.

El gobierno dice que no ha sido formalmente informado de la decisión de CAR de retirarse, pero está exigiendo que la empresa cumpla con todas las obligaciones laborales.

Bajo una aclamada estructura administrativa respaldada por los Estados Unidos y destinada a apuntalar una futura transición política, Citgo está ahora gobernada por una junta «ad hoc» nombrada por el Presidente Interino, encabezada por el veterano ejecutivo de PDVSA Luis Pacheco. La principal tarea de la junta ad hoc es proteger a Citgo, el activo más valioso de Venezuela en el extranjero, de una miríada de acreedores, incluidos los titulares de bonos de PDVSA abandonados y los demandantes de arbitraje que están presionando sus casos en los tribunales de EE.UU..

Ahora la junta designada por el gobierno de Guatemala está enfrentando un conflicto separado en Aruba, donde a regañadientes heredó un proyecto que hubiera preferido dejar tranquilamente en manos de Maduro. «Sería bueno tener este activo, pero no es una de nuestras prioridades», le dice a Argus un miembro de la estructura ad hoc de PdV, culpando a los escasos recursos.

Uno de los líderes sindicales de Aruba lamenta que Guaido no esté ayudando a los trabajadores a pesar de que ayudaron a expulsar a los gerentes de la CAR de Maduro.

«Sacamos a la gente de Maduro con la esperanza de que Juan Guaido nos ayudara», dijo el jefe del sindicato.

Bajo un contrato de arrendamiento a largo plazo firmado en 2016, CAR se suponía que iba a reacondicionar la refinería de San Nicolás de 235,000 b/d que anteriormente era propiedad y estaba operada por la refinadora estadounidense Valero. El ambicioso proyecto de $600mn-$700mn habría incluido un gasoducto submarino de gas natural de 110 km desde la instalación de tratamiento de gas de Tiguadare en Venezuela para hacer funcionar el complejo que incluye sus dos productoras de coque. Bajo ese acuerdo, alrededor de 209.000 b/d de petróleo crudo diluido (DCO) de la faja de petróleo pesado del Orinoco de Venezuela habría sido mejorado a 125.000 b/d de crudo sintético de 22,5°API con 1,2pc-1,5pc de azufre. La nafta extraída habría sido reciclada de vuelta a Venezuela, con el azufre y el coque vendidos.

Por Patricia Garip para Argus Media

Related Articles

- Advertisement -spot_img

Últimos Artículos

Share This