Carnival Corp reportó el lunes una pérdida neta mayor a la esperada en el cuarto trimestre preliminar, ya que el negocio del operador de cruceros quedó prácticamente paralizado por la pandemia de COVID-19.

Las acciones de la compañía de cruceros más grande del mundo cayeron un 2% a 20,04 dólares en el comercio matutino, después de caer en picado casi un 60% durante el último año, ya que la crisis de salud golpeó la demanda de turismo vacacional en todo el mundo.

Carnival, que extendió su pausa en las operaciones de cruceros de los EE.UU. hasta el 31 de marzo, dijo que estaba trabajando para que todos sus barcos volvieran a estar en servicio a finales de año. Espera que una distribución más amplia de las vacunas COVID-19 y pruebas más baratas ayuden a frenar la pandemia.

La compañía dijo que terminó el año fiscal con 9.500 millones de dólares en efectivo y que tiene la liquidez para sostenerse hasta el 2021, incluso en un entorno de cero ingresos.

Espera quemar un promedio de 600 millones de dólares mensuales en el primer trimestre, unos 100 millones de dólares más que en el cuarto trimestre, mientras se prepara para reiniciar los cruceros.

El director ejecutivo de Carnival, Arnold Donald, también dijo que la compañía estaba bien preparada para reiniciar los cruceros a Cuba si el presidente entrante de los Estados Unidos, Joe Biden, revocaba la prohibición de los cruceros a la isla caribeña impuesta por la administración de Trump.

La compañía reportó una pérdida neta ajustada preliminar de $1.9 mil millones para el cuarto trimestre que terminó el 30 de noviembre, en comparación con los estimados de los analistas de $1.58 mil millones, según los datos de IBES de Refinitiv.

En el tercer trimestre, Carnival había reportado una pérdida de 2.860 millones de dólares.