Por Vel Moonien en Mauricio

Tras trece meses de prisión preventiva, el capitán del «MV Wakashio» ha intentado presuntamente fugarse, según sospecha el Servicio Penitenciario de Mauricio. Sunil Kumar Nandeshwar, que ya había dado positivo en el test de Covid-19, está recluido en la prisión de Petit-Verger, en Pointe-aux-Sables, un pueblo costero cercano a Port Louis. Es sospechoso de haber tramado una fuga con otra docena de sospechosos, principalmente implicados en casos de drogas, en la noche del viernes al sábado.

Al parecer, el grupo rompió barrotes corroídos por la sal del mar y utilizó sábanas para hacer una «cuerda» de al menos 15 metros para huir. Cuatro de ellos consiguieron salir de su dormitorio, pero tuvieron que regresar al darse cuenta de que un guardia con un perro con correa se acercaba en su dirección. Cuando éste dio la voz de alarma, se inició inmediatamente una investigación para identificar a los responsables de la fuga fallida.

Sunil Kumar Nandeshwar, que ha sido acusado junto con su segundo al mando, Subodha Janendra Tilakaratna, se enfrenta a cinco años de prisión y a una multa de 30 millones de rupias, el equivalente a 596.000 euros, por el hundimiento del mineralero. El buque se acercó a la costa de Mauricio en la noche del sábado 25 de julio de 2020 cuando se dirigía a Brasil. El capitán quería tener cobertura de telefonía móvil para que la tripulación pudiera utilizar WhatsApp.

El Wakashio encalló en los arrecifes de Pointe-d’Esny, en el sureste, provocando posteriormente un derrame de petróleo, el primero de este tipo en Mauricio. Desde entonces, el Tribunal de Distrito de Port-Louis y el Tribunal Supremo, donde ha recurrido, han denegado al capitán la libertad condicional. La policía se opuso en cada ocasión, señalando el riesgo de que aprovechara esta oportunidad para abandonar la isla, dada su larga experiencia como marinero.

El capitán había languidecido anteriormente en el Centro de Detención del Cuartel de Línea, notoriamente conocido como «Alcatraz», en Port-Louis, antes de ser enviado a la prisión de Petit-Verger. Su traslado puede haberle llevado a planear la fuga, según una fuente del Servicio Penitenciario de Mauricio. Sus presuntos cómplices en la fuga son presuntos traficantes de drogas, un presunto violador y un presunto asesino. Todos ellos han sido enviados a aislamiento en la Prisión Central de Beau-Bassin desde el sábado.