Se han formado colas de buques tanqueros frente a los puertos petroleros más concurridos de China mientras los buques esperan para descargar el crudo para las refinerías que están aumentando rápidamente la producción en medio de un rápido repunte de la demanda de combustible.

Dos docenas o más de petroleros cargados de crudo esperan para descargar en terminales de la costa oriental de China que abastecen a las refinerías estatales e independientes de la región, según los corredores marítimos y los datos de seguimiento de los buques. La mayor economía de Asia está liderando una recuperación del consumo de petróleo, con una demanda que en mayo casi ha vuelto a los niveles anteriores al coronavirus.

Las refinerías chinas están aumentando sus operaciones para convertir más crudo en gasolina y diesel después de que las fábricas reabrieran y millones de personas volvieran a trabajar tras la relajación de las restricciones. La política del gobierno que dicta que el precio de venta al público de los combustibles no se recortará en consonancia con el petróleo por debajo de los 40 dólares por barril también ha aumentado los márgenes de refinado en el país.

«La recuperación de la demanda de China y los bajos precios actuales del petróleo han impulsado a los refinadores, especialmente a los independientes, a aumentar la producción de crudo», dijo Serena Huang, una analista de la firma analítica Vortexa Ltd., con sede en Singapur. «Este impulso de importación de crudo podría extenderse hasta junio si el apetito de los refinadores se mantiene fuerte».

La flota de petroleros llegó a aguas chinas durante la segunda mitad de mayo y los barcos han estado parados en los puertos de las provincias de Shandong y Liaoning, según los datos recopilados por Bloomberg. La mayoría de los buques son Suezmaxes y Very Large Crude Carriers, que se estima que transportan colectivamente unos 4 millones de toneladas o más de petróleo de países como Rusia, Colombia, Angola y Brasil.

Shandong es el hogar de las terminales de Qingdao y Rizhao y de las refinerías independientes de China, conocidas como teteras, que han puesto en marcha una recuperación en forma de V. Las tasas de ejecución subieron a un máximo histórico de alrededor del 76% a finales de mayo, en comparación con un mínimo del 42% en febrero, según la consultora de la industria SCI99.

Mientras tanto, las colas podrían ser aún más largas, con el mayor número de superpetroleros desde al menos el comienzo de 2017 que transportan crudo a China desde casi todos los lugares del mundo.

«Los bajos precios del petróleo también apoyarán el almacenamiento estratégico», dijo Anoop Singh, quien dirige la investigación de los petroleros al Este de Suez en Braemar ACM Shipbroking en Singapur. «Esto seguramente empeorará el estado de congestión en los puertos de China.»