El Gobierno de Canadá sigue vigilando la evolución de la pandemia de COVID-19 y los efectos que está teniendo en los sectores marítimos y turístico. Mantener a los canadienses y a los trabajadores del transporte seguros durante la pandemia del COVID-19 es la principal prioridad del Ministerio de Transporte de Canadá.

El Ministro de Transporte, el Honorable Marc Garneau, anunció medidas actualizadas relativas a los buques de crucero y de pasajeros en aguas canadienses.

Se prohíbe que los cruceros con capacidad para más de 100 personas operen en aguas canadienses hasta el 31 de octubre de 2020.

A partir del 1º de julio de 2020, todos los demás buques de pasajeros deberán cumplir los requisitos de las autoridades sanitarias provinciales, territoriales, locales y regionales en cuanto a plazos y procesos para reanudar las operaciones.

Se sigue prohibiendo a las embarcaciones de pasajeros con capacidad para transportar más de 12 personas que entren en las aguas costeras del Ártico (incluidas las de Nunatsiavut, Nunavik y la Costa del Labrador) hasta el 31 de octubre de 2020.

A partir del 1º de julio de 2020, se permitirá a las embarcaciones de pasajeros operar en los ríos y lagos interiores de los Territorios del Noroeste, Nunavut y Yukón.

Los buques de pasajeros esenciales, como los transbordadores y los taxis acuáticos, deberán seguir operando con medidas de mitigación. Éstas podrían incluir la reducción del número de pasajeros o el uso de prácticas alternativas como mantener a las personas en sus vehículos, cuando sea seguro hacerlo, o mejorar las medidas de limpieza e higiene para reducir el riesgo de propagación del COVID-19.