La Cámara y Marítima Portuaria (Camport) de Chile entregó recientemente en un documento su posición acerca del Plan de Movilidad 2050 del Ministerio de Obras Públicas (MOP) hecho público el mes de julio y, si bien reconoció que «la planificación es una actividad clave que debe desarrollar el Estado», cuestiona «si la visión del país planteada por el MOP para los próximos 30 años, nos permite tomar mejores decisiones en el corto plazo».

Para la Camport la respuesta a esa interrogante en el ámbito de las políticas públicas, la respuesta es sí, pero que «en el caso de iniciativas de inversión, y más específicamente las planteadas para el sector portuario, la respuesta es no». El gremio sostiene esta afirmación en el hecho de que a la fecha «no existen los antecedentes suficientes que permitan sostener la cuantía de las inversiones planteadas para los puertos nacionales, excepto los casos ya conocidos de Valparaíso y San Antonio. Además, esto se hace aún más incierto si todavía falta optimizar una situación base con medidas de gestión de bajo costo comparativo».

Para el gremio. en términos de gestión, es fundamental que el Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones, el SEP y las empresas portuarias «definan un plan urgente para actualizar los planes de maniobrabilidad, planes maestros y calendarios referenciales de inversiones. Junto con esto es importante que se promueva la digitalización de los procesos en la cadena logística y que la Autoridad Marítima cuente con instrumental básico necesario y confiable para definir de manera objetiva y precisa los días de cierre en los puertos. Por último, es necesario que los recursos de la TUP se inviertan en financiar obras de abrigo, con el fin de mitigar los efectos del cambio climático en nuestro sistema portuario».

La Camport Expone en el documento que es importante entender que:

«los problemas del sector portuario no se resolverán con un conjunto de proyectos,» aun cuando estos abarquen distintos ámbitos de la infraestructura y hayan sido concebidos con altos niveles de coordinación entre los diferentes actores. En cambio, indican que «la solución de los problemas depende de ello y de un acompañamiento antes y durante la ejecución del plan, de las iniciativas de gestión que pueden producir mejoras de operación en el corto plazo y de una optimización de los recursos de inversión para el plan de mediano y largo plazo».

Para el gremio aún se está a tiempo de implementar medidas de gestión que, combinadas con las inversiones de mediano y largo plazo, permitan mejorar la competitividad de la industria marítima portuaria.

Actualmente- según la Camport- el costo logístico de las exportaciones chilenas representa el 18% del valor final del producto, exactamente el doble que el promedio de los países OCDE.

«Nuestro llamado es a hacer un esfuerzo conjunto y coordinado entre los distintos actores para mejorar la competitividad del sistema, a través de medidas concretas de alto impacto y bajo costo relativo. Una adecuada gestión es hoy clave para tener una cadena logística más eficiente, sumar competitividad a la industria y promover el desarrollo económico y social de nuestro país», expone Finalmente el gremio en el documento.