Durante el año, el cierre de los astilleros de desguace coincidió con la alta flota ociosa y las bajas tarifas de flete, y el reciclaje de portacontenedores no aumentó en esos meses. En tanto, La reapertura de estos astilleros coincidió con la recuperación de la demanda de buques portacontenedores, lo que significó que los armadores que consideraban el desguace durante los meses difíciles lo pensaron de nuevo y fijaron sus buques a tarifas rentables. Debido a la actual fortaleza del mercado portacontenedor, BIMCO revisó su previsión de reciclaje de naves a la baja en 100.000 TEU hasta los 200.000 TEUs.

En lo que va de año, 93 buques portacontenedores han sido demolidos, retirando 184.380 TEUs del mercado. La gran mayoría son buques feeder (76) con una capacidad media de 1.343 TEUs. El resto comprende 7 buques Post-Panamax (con un promedio de 5.182 TEUs) y 10 buques Panamax (4.441 TEUs).

En contrapartida del reciclaje, las entregas ascendieron a 721.582 TEUs, con lo que el crecimiento de la flota fue del 2,3% en lo que va del año. BIMCO prevé que para finales de año la flota de buques portacontenedores habrá alcanzado los 23,6 millones de TEUs, lo que supone un aumento de 2,7% con respecto a principios de año.

Mirando más allá, el portafolio de órdenes deja en claro que tan atractivos son los diferentes tamaños de buques para los armadores. Los más populares son los Feeder y los ULCS, dependiendo de la medida que se elija. Actualmente hay 182 buques feeder ordenados, pero como sólo tienen un promedio de 1.735 TEUs, los 52 ULCS ordenados representan la mayor parte del portafolio de órdenes medido en dwt (1,1 m dwt de 2 m). La disminución de la popularidad de los buques de tamaño mediano de nueva construcción puede explicarse por el continuo interés de los armadores en las economías de escala que proporcionan los grandes buques y los feeder necesarios para acomodar el modelo de eje y radio.