A pesar de la advertencia de un funcionario de EE.UU. de que Washington estaba considerando una respuesta por el envió un buque tanquero iraní cargado de combustible y productos petroleros, el buque arribó el sábado a Venezuela. Se espera que otros cuatros barcos completen el transporte de 1,5 millones de barriles de gasolina.

El petrolero Fortune entró en aguas venezolanas, siendo el primero de cinco buques que transportan combustible y productos petrolíferos enviados desde Irán. El envío llega en un momento en que la escasez de gasolina en medio de la pandemia del COVID-19 se ha agudizado en la nación caribeña de Sudamérica.

El Ministro de Petróleo de Venezuela, Tareck El Aissami, anunció en su cuenta de Twitter que «los barcos de la hermana República Islámica de Irán ya están en nuestra zona económica exclusiva… La cooperación energética entre Irán y Venezuela se basa en el intercambio científico y el desarrollo productivo de la industria de los hidrocarburos, además de la experiencia que nos une como países de la OPEP. Gracias, hermanos».

El buque Fortune fue escoltado por las Fuerzas Armadas, como también lo estarán el resto de los buques: Forest, Petunia, Faxon y Clavel.

La ayuda de Irán llega en medio de las tensiones entre Teherán y Washington, que ha impuesto sanciones a las exportaciones de petróleo de Venezuela y de la República Islámica. El presidente iraní, Hassan Rohani, había advertido de las «consecuencias» si los Estados Unidos impedían que los buques hicieran escala en Venezuela.