El Ministerio de Infraestructura del Brasil ha firmado ocho contratos para la explotación de terminales de uso privado (TUP) situadas en las regiones Norte, Noreste, Sur y Sudeste. Del total, cuatro son contratos para nuevas áreas, y los otros cuatro son adiciones a áreas existentes, expansiones y rectificaciones del perfil de carga.

Desde el inicio del gobierno del presidente Jair Bolsonaro, la cartera de infraestructura, que sustituyó a la de transporte, ha firmado 31 nuevos contratos y 21 ampliaciones.

El contrato más importante se firmó con Petrocity Portos, en Vitória, que prevé una inversión de 543 millones de dólares para una terminal de contenedores y carga general en una superficie de 1.743.912 m2 . Se estima que este puerto movilizaría anualmente 1,1 millones de toneladas de carga general y líquida, 475.000 vehículos y 19,2 millones de toneladas de carga en contenedores.

«Esta es una terminal importante, ya que permitirá una mayor oferta de servicios y una reducción del costo logístico en la Región. La terminal se abastecerá de carga procedente de diferentes estados como Río de Janeiro y Bahía. Ya es el 31º contrato firmado en el Ministerio de Infraestructura desde enero de 2019, siguiendo nuestra línea de viabilizar la inversión privada en el sector del transporte», dijo Tariciso Gomes de Freitas, Ministro de Infraestructura de Brasil.

El sistema portuario brasileño es el mayor de América Latina, moviendo cada año alrededor de mil millones de toneladas.