Las compañías petroleras están bajo una presión cada vez mayor para llevar el combustible al mercado más rápido y más barato, lo que lleva a BP a concluir que algunos de sus recursos «nunca verán la luz del día «, de acuerdo con su jefe estratégico.

Algunos de los recursos «más complicados de extraer» de la cartera del mayor petrolero británico pueden tener que ser vendidos o permanecer en el suelo, dijo Dominic Emery, jefe estratégico del grupo de la compañía. Van a ser demasiado caros y llevar demasiado tiempo para salir, y la industria está bajo presión para acortar la duración y el tamaño de los proyectos, dijo.

Parte de este cambio se debe al cambio climático, que ha provocado que los inversores presionen a BP para que se adhiera a proyectos de baja emisión de carbono. También se debe a un precio del petróleo que es la mitad de lo que era hace cinco años, lo que significa que algunos proyectos «simplemente no ganan dinero».

«Hay clases de recursos que están un poco más lejos y son más complicados de extraer», dijo Emery en una entrevista. «No hay duda de que algunos de esos recursos no saldrán del suelo.»

Emery no cuantificó el volumen de los recursos de BP que pueden quedarse. El mayor petrolero dijo en una presentación a un inversionista el año pasado que tiene 25 mil millones de recursos, 40% de los cuales han sido «reservados y probados». Emery dijo que sólo los recursos petroleros no probados corren el riesgo de quedar varados.

Aunque tampoco aclaró qué recursos son los más complicados de extraer, las investigaciones de los consultores Rystad Energy AS y Wood Mackenzie tienden a señalar a los proyectos de aguas ultraprofundas, remotas o extremadamente cargados de carbono, como los de arenas petrolíferas, como los de más largo plazo y más caros.

Un informe de Wood Mackenzie mostró que en un escenario de continuidad, la demanda de petróleo que aún no se ha descubierto alcanzará los 16 Mil Millones de barrilles de petroleopara el año 2040. En ese contexto, el gasto actual en exploración «parece adecuado» para satisfacer la demanda.

Sin embargo, en un escenario en el que el mundo reduce el carbono del sistema energético más rápidamente, la adopción de vehículos eléctricos, biocombustibles y otras fuentes de energía competidoras puede reducir dos tercios de la demanda de petróleo. El informe recomendaba que las empresas se ciñeran a proyectos con plazos más cortos.

Para hacer frente al riesgo, BP ha limitado los gastos de exploración y se centra principalmente en la inversión en esquisto y yacimientos cercanos a la infraestructura existente, dijo Emery. Añadió que no es necesariamente el fin de los megaproyectos petroleros, pero que probablemente habrá menos en el futuro.

La posición de BP refleja el gasto en la industria en general, que se desaceleró bruscamente después de la caída de los precios del petróleo en 2014 y se ha estancado en los últimos tres años, según los datos recopilados por Bloomberg Intelligence.

En mayo, BP aceptó una solicitud de sus accionistas para obtener más detalles sobre cómo cada nueva decisión de inversión de capital está en línea con el acuerdo climático de París, un acuerdo internacional que busca limitar el calentamiento global a menos de 2°C. Durante su asamblea general anual, algunos accionistas sugirieron que están presionando para que BP se aferre a proyectos más baratos. El costo puede ser un sustituto, aunque imperfecto, de los proyectos que tienen una menor intensidad de carbono.

Emery dijo que BP «ha estado trabajando en eso durante los últimos meses» para cumplir con la solicitud y compartirá algunos resultados iniciales a finales de este año.

Por: www.worldoil.com