En vista de los acontecimientos mundiales relacionados con el virus COVID-19, Royal Boskalis Westminster (Boskalis) ha proporcionado una actualización sobre la forma en que está respondiendo al brote y las repercusiones comerciales conexas. «Boskalis está tomando las máximas precauciones para garantizar la salud, la seguridad y el bienestar de sus empleados y, simultáneamente, está tomando todas las medidas necesarias para continuar su negocio», dijo Boskalis en un comunicado.

En los países y regiones afectados, los empleados de Boskalis están trabajando a distancia desde sus casas cuando es posible. Para el personal que trabaja en proyectos y buques internacionales esto no es una opción. Por lo tanto, como consecuencia de las restricciones de viaje a nivel mundial y para garantizar la continuidad de la actividad y la salud de sus colegas, las rotaciones habituales de la tripulación y el personal de los proyectos se han suspendido a partir del 16 de marzo, dijo la empresa.

«Hasta la fecha, las medidas de precaución adoptadas por la mayoría de los países no han dado lugar al cierre de proyectos de infraestructura y se permite la importación de bienes vitales para nuestros proyectos».

«Como consecuencia, Boskalis ha logrado mantener sus actividades comerciales en todo el mundo. Esto sólo es posible gracias a la impresionante flexibilidad y compromiso de nuestros empleados».

Como medida proactiva, Boskalis ha aumentado su fuerte enfoque en la generación de efectivo y la preservación. Se han tomado varias iniciativas destinadas a minimizar los gastos de bolsillo no relacionados con proyectos, optimizar el capital de explotación y reducir a la mitad el programa de inversión de capital para 2020 a aproximadamente 217,1 millones de dólares, incluidos los diques secos.