El director del portacontenedores MV Mozart ha expresado sus condolencias tras la muerte de un miembro de la tripulación durante un violento ataque pirata en el Golfo de Guinea el sábado.

Otras quince personas fueron secuestradas en el incidente cuando los piratas armados aparentemente accedieron a la ciudadela del barco, una especie de habitación segura a bordo del buque, posiblemente mediante el uso de explosivos.

«Borealis Maritime desea expresar sus más profundas condolencias a la familia del marino a bordo de su buque portacontenedores gestionado Mozart que ha fallecido trágicamente tras un ataque de piratas al buque en el Golfo de Guinea el sábado 23 de enero. Los pensamientos de la compañía están con los familiares del marino fallecido y con las familias de los demás tripulantes del buque, de los cuales 15 han sido secuestrados por los atacantes», dijo Borealis en un comunicado.

El MV Mozart fue atacado cuando estaba navegando a unas 100 millas náuticas de la costa de Santo Tomé mientras se dirigía de Lagos (Nigeria) a Ciudad del Cabo (Sudáfrica). Al parecer, tres miembros de la tripulación se quedaron a bordo y posteriormente navegaron hasta aguas de Gabón el domingo, donde las autoridades atendieron el barco.

El barco está gestionado técnicamente por Boden Denizcilik, con sede en Estambul, una filial de Borealis. Los marinos secuestrados son, al parecer, de nacionalidad turca.

«Borealis Maritime está ofreciendo todo su apoyo a los gestores técnicos del buque Boden Denizcilik que, junto con las autoridades y los asesores profesionales, están trabajando actualmente para establecer contacto con la tripulación desaparecida y los secuestradores con el fin de asegurar su pronta y segura liberación», continúa el comunicado de Borealis.

«Borealis Maritime está profundamente conmocionada por el brutal ataque a los marinos del Mozart, que se han visto expuestos a esta violencia sin precedentes, y pide la liberación inmediata de los 15 miembros de la tripulación», añade.

El MV Mozart es un portacontenedores de 2.824 TEU registrado en Liberia y construido en 2007.

El incidente se produce en un momento en el que la piratería en el Golfo de Guinea ha aumentado en los últimos años, alcanzando un récord en 2020 con el secuestro de 130 tripulantes en 22 incidentes distintos, según el Centro de Información sobre la Piratería de la Oficina Marítima Internacional. También es preocupante el hecho de que los ataques sean cada vez más violentos y se produzcan más lejos de la costa, lo que pone de manifiesto la creciente capacidad de las bandas de piratas armados.