El 22 de marzo, la Cámara de Transporte Marítimo del Reino Unido describió los riesgos para el sector marítimo en una carta al Sunday Telegraph.

«Estos son tiempos increíblemente difíciles para nuestro país y es imperativo que el Gobierno apoye al sector naviero británico

Para que Gran Bretaña siga comerciando, necesitamos mantener la carga en movimiento. Es tan simple como eso. El Gobierno ha hablado de un buen juego, pero aún no hemos visto ningún apoyo tangible para el sector. Sabemos que los operadores de transbordadores ya están haciendo despidos.

En un momento en que la experiencia de la gente de mar es más necesaria que nunca, el Gobierno no debe quedarse de brazos cruzados. Debe proporcionar financiación inmediata para que las empresas puedan pagar a su personal.

Gran Bretaña depende de su sector marítimo para mantener los suministros médicos esenciales, los medicamentos, los componentes de fabricación y los alimentos que llegan al país. Hemos planteado esto al Secretario de Transporte y es hora de que el Gobierno actúe.»

Bob Sanguinetti
Jefe Ejecutivo.