WASHINGTON, 13 de octubre (Reuters) – El presidente Joe Biden instó el miércoles al sector privado a ayudar a aliviar los bloqueos de la cadena de suministro que amenazan con interrumpir la temporada navideña en Estados Unidos y dijo que la Casa Blanca planea una revisión a nivel nacional del atascado sistema.

Biden dijo que el puerto de Los Ángeles se uniría al de Long Beach, dos de los más activos del país, para ampliar las operaciones durante las 24 horas del día para descargar unos 500.000 contenedores que esperan en los buques de carga en alta mar.

Walmart, Target y otros grandes minoristas también ampliarían sus operaciones nocturnas en los puertos para tratar de satisfacer las necesidades de entrega, dijo Biden.

Se trata de un «gran primer paso» para renovar las cadenas de suministro en Estados Unidos, el mayor mercado de consumo del mundo, dijo Biden, añadiendo que el gobierno se implicaría mucho.

«Si es necesario el apoyo federal, dirigiré todas las acciones apropiadas, y si el sector privado no da un paso adelante, les llamaremos y les pediremos que actúen», dijo el presidente en declaraciones en la Casa Blanca.

El objetivo más amplio, dijo, es abordar las debilidades de larga data en la cadena de suministro de Estados Unidos.

La naturaleza intermitente de la pandemia ha obstaculizado las cadenas de suministro mundiales que están optimizadas para los movimientos de mercancías justo a tiempo.

La crisis de suministro se debe en parte a la pandemia mundial de COVID-19, ya que las ventas de bienes duraderos se dispararon en medio de la escasez de trabajadores y la ralentización de los centros de transporte. La escasez de trabajadores en los almacenes y de conductores de camiones para recoger las mercancías tiene parte de culpa.

Relacionado: Biden se enfrenta a una crisis de la cadena de suministro que se le escapa de las manos

Unas ventas navideñas inferiores a las esperadas podrían perjudicar a las empresas estadounidenses y suponer un riesgo político para Biden, que ya está luchando contra una serie de otros problemas internos en su primer año de mandato.

La última encuesta de Reuters/Ipsos muestra que la economía sigue siendo el tema más importante para demócratas y republicanos.

Funcionarios de la Casa Blanca han dicho que los estadounidenses podrían enfrentarse a precios más altos y a algunos estantes vacíos esta temporada navideña debido al problema de la cadena de suministro.

La portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo a los periodistas que Biden no podía garantizar que no hubiera interrupciones navideñas.

«Lo que podemos hacer es utilizar todas las palancas a nivel del gobierno federal para reducir los retrasos», dijo, cuando se le preguntó sobre la posibilidad de movilizar a la Guardia Nacional u otras tropas.

TODOS A LA OBRA
Además de la intensificación de la actividad portuaria, tres grandes transportistas de mercancías -Walmart, FedEx y UPS- tienen previsto intensificar sus operaciones las 24 horas del día para acelerar el envío de mercancías a todo el país.

Samsung, Home Depot y Target también están aumentando su trabajo en las horas de menor actividad.

La Casa Blanca espera que las promesas de las seis empresas de ampliar su horario se traduzcan en 3.500 contenedores adicionales en movimiento cada semana hasta finales de año. Biden habló después de reunirse con ejecutivos de los dos puertos, así como del International Longshore and Warehouse Union, los Teamsters, la AFL-CIO, Walmart, FedEx, UPS, Target, la National Retail Federation, la American Trucking Association y la Pacific Maritime Association, entre otros.

Algunos de los directores generales que asistirán a la conferencia señalaron que ya están trabajando sin descanso. «Llevamos años realizando operaciones en la cadena de suministro las 24 horas del día, incluso en los puertos», dijo el director general de Target, Brian Cornell, en un blog antes de la reunión.

Target maneja alrededor del 50% de sus contenedores que llegan a los puertos de California por la noche, escribió, y se ha comprometido a aumentar esa cantidad en un 10% en los próximos 90 días.

La Asociación de Marcas de Consumo instó a la Casa Blanca a crear una sala de guerra de la cadena de suministro y a traer a expertos del sector privado y funcionarios del gobierno para ayudar a identificar rápidamente los problemas.

«No podemos ignorar las señales de advertencia sobre el aumento de los precios y la reducción de la disponibilidad», dijo el director general del grupo comercial, Geoff Freeman.

La Casa Blanca ha tratado de hacer frente a los cuellos de botella que provocan la inflación en todo tipo de productos, desde la carne hasta los semiconductores. En junio, la administración formó un grupo de trabajo que se reúne semanalmente y nombró a un zar de los «cuellos de botella», John Porcari, para que presione a las empresas del sector privado para que encuentren formas de hacer fluir los productos.