Un marinero fue encontrado aferrado a una boya a 5 km de la bahía de Port Phillip, en Australia. El marino, de 31 años y originario de Georgia, fue rescatado por la policía hacia las 8 de la tarde del domingo. La policía fue notificada por el control del puerto.

El marinero tuvo que ser puesto en cuarentena en un hotel mientras las autoridades revisaban el petrolero del que formaba parte. La Fuerza Fronteriza Australiana, junto con el Departamento de Salud, lo ha trasladado a Williamstown para su evaluación médica. Ha sido trasladado de nuevo al hotel para su puesta en cuarentena una vez realizada la evaluación médica.

Mientras tanto, todos los policías que habían acompañado a los marinos han sido enviados a aislamiento. La Autoridad Australiana de Seguridad Marítima ha informado de que el marinero se había lanzado al agua desde el MV Kanpur, un buque de bandera liberiana.

El petrolero estaba anclado cuando ocurrió. El buque llegará a puerto el miércoles, cuando será inspeccionado por la AMSA.

Mientras tanto, la ITF ha revelado que están trabajando en conjunto con las autoridades para encontrar la causa de la inusual acción del marino para que él y el resto de la tripulación puedan ser apoyados con lo que necesiten.

Una vez que el barco atraque, habrá una inspección por parte de los representantes de la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima, la Fuerza de Fronteras, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Victoria y la ITF.

El equipo hablará con la tripulación y ya han iniciado conversaciones con el gestor del buque con sede en Chipre, la Columbia Ship Management.

Las autoridades han declarado que no revelarán nada más hasta que hayan hablado con la tripulación y determinado la causa de la acción.

El barco lleva anclado allí desde el 2 de mayo y ha visitado los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Nueva Zelanda antes de llegar a la bahía de Port Phillip, según los datos de seguimiento en línea.

En el momento del salto, la temperatura en Williamstown era de 16 grados junto con vientos suaves. La temperatura del agua también era la misma cuando el marinero había saltado al agua a las 8 de la tarde.

En la actualidad, Australia ha prohibido la entrada en el país a todos los ciudadanos extranjeros, pero la tripulación marítima internacional ha quedado exenta de ello. Sin embargo, tienen que someterse a un periodo de cuarentena de 14 días a su llegada.

La rama de la Misión para los Marinos de Victoria ha calificado el incidente de angustioso para la tripulación.

Ha sido un momento difícil para la tripulación, que tiene que sobrevivir semanas y meses sin ninguna conexión con sus familias y tener noticias de ellos es difícil si no hay una gran conexión WiFi. Esto les ha puesto a menudo en situaciones desesperadas, reveló la organización.