Por Sonali Paul (Reuters) El gobierno conservador de Australia presentó el jueves una legislación que podría ayudar a despejar el camino para que los parques eólicos marinos sigan adelante en un país considerado con un enorme potencial de energía renovable en alta mar.

La esperada legislación establecerá un marco para la construcción, la explotación, el mantenimiento y el desmantelamiento de los proyectos de electricidad en alta mar, incluida la generación eólica y los cables de transmisión, con salvaguardias medioambientales y financieras.

«Una industria eléctrica en alta mar en Australia reforzará nuestra economía, creará puestos de trabajo y oportunidades para los australianos y mejorará el suministro de energía asequible y fiable», dijo el ministro de Energía, Angus Taylor, en un comunicado.

Entre los proyectos que podrían avanzar si se aprueba la legislación, como se espera, se encuentran el proyecto eólico Star of the South, frente a la costa de Victoria, la línea de transmisión Marinus Link, de Tasmania a Victoria, y Sun Cable, que planea suministrar energía solar desde el Territorio del Norte hasta Singapur.

«Esta legislación es un paso clave para aprovechar el potencial eólico marino de Australia y liberar los beneficios económicos asociados, incluyendo la provisión de oportunidades para los fuertes sectores marítimos y de recursos de la nación», dijo el director ejecutivo de Star of the South, Casper Frost Thorhauge, en un comunicado.

Según un reciente informe gubernamental, hay más de 10 proyectos eólicos marinos propuestos con una capacidad combinada de más de 25 gigavatios (GW), y añade que, con un litoral de casi 60.000 km (37.283 millas) con «recursos eólicos muy elevados», tenía sentido considerar el desarrollo de una industria eólica marina.

Los parques eólicos terrestres, con una capacidad combinada de 7,4 GW, suministraron casi el 10% de la energía de Australia en 2020, y otros 21 parques eólicos terrestres, con una capacidad total de 4 GW, van a empezar a construirse.

La legislación cuenta con el apoyo generalizado del Partido Laborista de la oposición, los sindicatos y los grupos verdes, en marcado contraste con la mayoría de las demás propuestas energéticas del gobierno, que se consideran un apoyo al gas y al carbón en detrimento de las energías renovables.

«La capacidad eólica de Australia ha sido comparada con la del Mar del Norte, una zona que lidera el mundo en la generación de energía eólica marina. Invertir en esta industria y hacerla crecer es una obviedad para Australia, pero hay que hacerlo bien», dijo la portavoz del Consejo del Clima, Madeline Taylor.