El Gobierno de Australia ha anunciado que a partir de las 1400 horas del día de hoy, se ha denegado la entrada a los puertos australianos a todos los cruceros procedentes de un puerto extranjero como un intento de contener el coronavirus. La prohibición durará 30 días.

El primer ministro Scott Morrison hizo el anuncio el fin de semana. La nación tiene ahora alrededor de 250 casos confirmados de coronavirus (COVID-19), incluyendo al Ministro del Interior de la nación Peter Dutton, y Morrison también ha impuesto un período de auto-aislamiento de 14 días a todos los viajeros internacionales a partir de la medianoche del domingo.