Por Sonali Paul.

MELBOURNE, 7 de diciembre (Reuters) – Una compañía australiana ha alineado a la agencia nacional de ciencia del país y a empresas japonesas para trabajar en un plan para capturar el dióxido de carbono, y licuarlo y transportarlo a un sitio en la costa de Australia para ser inyectado bajo el lecho marino.

El impulso se produce cuando el gobierno australiano nombró recientemente la captura y el almacenamiento de carbono como una de las cinco tecnologías prioritarias que financiaría en un plan de 18.000 millones de dólares australianos (13.000 millones de dólares) para ayudar a reducir las emisiones de carbono.

La empresa Transborders Energy, con sede en Perth, que lidera el proyecto DeepC Store, dijo el lunes que quiere capturar las emisiones de carbono de las plantas de gas natural licuado (GNL) y otras plantas industriales en Australia y el Pacífico Asiático.

Si los estudios y el trabajo de diseño de ingeniería siguen adelante según lo previsto, el proyecto podría empezar a enterrar CO2 después de 2027, dijo el director ejecutivo Daein Cha.

«Queremos avanzar en el proyecto mientras que la financiación del gobierno esté disponible», dijo Cha a Reuters.

Utilizando la tecnología que ha desarrollado para la producción de GNL flotante a pequeña escala, Transborders quiere establecer una instalación flotante frente a Australia que podría inyectar 1,5 millones de toneladas al año de CO2 bajo el lecho marino.

Cha no dijo cuánto costaría DeepC Store, pero dijo que su punto de referencia es el proyecto Northern Lights, un proyecto similar liderado por la empresa noruega Equinor en el Mar del Norte, que se espera que cueste 6,9 mil millones de coronas noruegas (788 millones de dólares).

Esa cifra no incluye el costo de la construcción de instalaciones para capturar y licuar el CO2 para el transporte.

Transborders ha firmado acuerdos preliminares para trabajar con la Organización de Investigación Científica e Industrial de la Commonwealth (CSIRO), Mitsui O.S.K. Lines, Kyushu Electric Power Co , Osaka Gas Co, la rama australiana de Tokyo Gas Co, la empresa de ingeniería Add Energy y el contratista TechnipFMC.

Las empresas de servicios públicos japonesas son partes interesadas en las plantas de GNL en Australia que podrían suministrar CO2 para el proyecto.

($1 = 8.7613 coronas noruegas)

($1 = 1.3457 dólares australianos)

Fuente: Reuters