Australia ha detenido el portacontenedores APL England en el puerto de Brisbane el jueves por la noche tras la pérdida de unos 40 contenedores frente a Sydney el domingo. La Autoridad Australiana de Seguridad Marítima (AMSA) declaró que, si bien las inspecciones siguen en curso, han constatado que los dispositivos de estiba de la carga eran inadecuados y que los puntos de sujeción de los contenedores en la cubierta del buque estaban muy corroídos.

«Estos hallazgos constituyen una clara violación del requisito establecido en el Convenio SOLAS de garantizar que el funcionamiento del buque y su equipo se mantenga de manera que no represente un riesgo para la seguridad del propio buque o de nadie a bordo del mismo», dijo Allan Schwartz, director general de operaciones de la AMSA.

«La detención no se levantará hasta que se rectifiquen estas graves deficiencias. Eso es ahora un asunto que debe rectificar el armador del barco, ALP, y el operador».

«Estos hallazgos formarán parte de la investigación en curso de la AMSA y, aunque no queremos adelantarnos a los resultados de esa investigación, ya está claro que el riesgo de que se produjeran la pérdidas de estos contenedores podría haberse reducido».

Schwartz añadió que la AMSA espera que el armador del buque y su aseguradora, Steamship Mutua, asuman la responsabilidad de remediar cualquier impacto del siniestro.

Schwartz añadió que la AMSA espera que el armador del buque y su aseguradora, Steamship Mutua, asuman la responsabilidad de remediar cualquier impacto del siniestro.

El APL England, construido en 2001, de 5.510 toneladas, estaba en ruta de China a Australia cuando experimentó una pérdida temporal de propulsión durante la marejada frente a la costa de Sydney el domingo.