Un tanquero Aframax «Eurostrength», propiedad de Eurotankers, realizó el tercer embarque de crudo venezolano con destino a China, mediante una operación ship to ship frente a Malasia, según datos de seguimiento de los buques, cinco meses después de que la administración de los Estados Unidos eliminara las sanciones sobre otro buque de la misma naviera griega, reporta Lloyd’s list .

Construido en 2012, «Eurostrength» recibió un cargamento de 80.000 a 90.000 toneladas de crudo por parte del petrolero Suezmax «Cape Bella V» el 30 de noviembre en aguas del fondeadero de Sungai Linggi, según los datos de seguimiento de buques de Lloyd’s List Intelligence.

El «Cabo Bella V» con anterioridad cargó cerca de un millón de barriles mediante transferencia ship to ship frente a las costas de Venezuela entre el 27 de septiembre y el 15 de octubre, antes de navegar hacia las aguas de Malasia, arribando el 23 de noviembre. El Suezmax fue cargado en la nueva zona de transferencias ship to ship de Los Monjes.

Otro tanquero Aframax, propiedad de la familia naviera Gotsis, basada en el Pireo, fue uno de los seis buques que los Estados Unidos sancionó por incumplir las restricciones al comercio de Venezuela durante mayo y junio. El «Euroforce» construido en 2002 fue suprimido el 2 de julio y pasó a llamarse «Nabiin» y registró un cambio de propiedad antes de reanudar el transporte de crudo venezolano.

Otros cinco tanqueros vinculados a NGM Energy (familia Moundreas), Chemnav Shipmanagement (familia Coronis) y Dynacom Tankers Management (familia Prokopiou) también fueron suprimidos después de haber sido sancionados brevemente.

La sanción de las navieras se consideró como una advertencia a la comunidad más amplia de armadores griegos que hasta entonces transportaban colectivamente el 80% del crudo venezolano.

El tanquero «Eurostrength» ha transportado al menos otros dos cargamentos de crudo venezolano, luego de transferencias ship to ship, desde Malasia a China. El primero de ellos se descargó en una terminal cerca de la refinería de Qingdao de Sinopec a principios de octubre, y el segundo arribó a la terminal petrolera de Longkou alrededor del 10 de noviembre, según muestran los datos de seguimiento del buque.

Eurotankers no respondió a las solicitudes de comentarios de Lloyd’s List y no hay indicios de que ningún cargamento haya infringido las sanciones de los Estados Unidos ni de que los buques hayan participado en prácticas engañosas.

Al menos cinco tanqueros de la flota de Eurotankers han sido revendidos desde junio y han reanudado el transporte de crudo venezolano, según los datos recopilados por Lloyd’s List.

Las sanciones impuestas por los Estados Unidos al sector petrolero y naviero de Venezuela a partir de enero de 2019, junto con la mala gestión y la falta de mantenimiento, han diezmado las exportaciones y la producción de petróleo del país sudamericano, estimado en 367.000 barriles diarios en octubre. La producción fue casi cuatro veces mayor en 2017.

En octubre, Estados Unidos retiró las exenciones para que las empresas no estadounidenses que podían realizar intercambios de diesel por crudo, poniendo fin a los envíos a las refinerías indias y europeas y recortando aún más los mercados clave a la estatal Petróleos de Venezuela PDVSA.

Las sanciones a las empresas comerciales operadas por la rusa Rosneft que vendían crudo en nombre de PDVSA, principalmente a China, también han restringido las ventas de la estatal.

Todo lo anterior ha presionado a los armadores y fletadores que embarcan crudo de Venezuela. De hecho, muchos buques se han revendido a propietarios anónimos que luego realizan la transacción. Los numerosos cambios de nombre y de registro, así como los tanqueros que son objeto de transferencias de ship to ship, ensombrecen aún más el origen y el destino de la carga.