Arabia Saudita está explorando la posibilidad de desviar millones de barriles de petróleo a bordo de los buques tanqueros que se dirigen a los Estados Unidos si el presidente Donald Trump decide bloquear las importaciones de crudo del reino, dicen fuentes del transporte y el comercio.

Unos 40 millones de barriles de petróleo saudí están en camino hacia los Estados Unidos y llegarán en las próximas semanas, lo que aumentará la presión sobre los mercados que ya están luchando por absorber un exceso de existencias.

Funcionarios estadounidenses han dicho en los últimos días que Washington está considerando bloquear los envíos saudíes de crudo, o poner aranceles a esos envíos, lo que se suma a las dificultades para los cargamentos que están ahora en el mar.

Fuentes de transporte dijeron que el reino trató de buscar opciones de almacenamiento para las cargas de los propietarios de los petroleros cuando los barcos fueron fletados el mes pasado, pero muchos retrocedieron debido al auge de las tarifas y a que no querían barcos atracados.

Dos fuentes dijeron que Arabia Saudita estaba investigando si podría desviar los cargamentos a otro lugar si los Estados Unidos detenían las importaciones.