Las autoridades aduaneras de Alemania y Bélgica se han incautado de un botín récord de más de 23 toneladas de cocaína con destino a los Países Bajos en dos redadas realizadas este mes, según informó el miércoles la fiscalía holandesa.

Los dos envíos representaban un valor en la calle de aproximadamente 600 millones de euros (730 millones de dólares), según la fiscalía, lo que supone la mayor incautación de cocaína con destino a los Países Bajos.

Los fiscales indicaron que el miércoles se detuvo a un holandés de 28 años que estaba registrado como destinatario de los contenedores en los que se encontró la droga.

En Hamburgo, Alemania, se encontraron 16,17 toneladas de cocaína en más de 1.700 latas de relleno para paredes que habían llegado en un buque portacontenedores procedente de Paraguay.

En el puerto belga de Amberes se encontraron unas 7,2 toneladas de droga ocultas en un contenedor lleno de bloques de madera que había sido enviado desde Panamá.

La autoridad antidroga paraguaya dijo el miércoles que había realizado cuatro allanamientos simultáneos en locales presuntamente relacionados con los dos cargamentos de cocaína descubiertos en Europa.

«Estamos encontrando evidencias como latas de pintura que son similares a las que se incautaron (en Europa)», dijo a la prensa Francisco Ayala, portavoz de la Secretaría Nacional Antidrogas (SENAD) de Paraguay, durante uno de los allanamientos.

Envases Paraguayos, la empresa propietaria de la fábrica de pintura que fue allanada, negó su participación, diciendo en un comunicado que la empresa fue víctima de bandas del crimen organizado que habían manipulado el envío.

Paraguay es un país de tránsito popular para el tráfico de cocaína desde los países andinos hacia Europa, según las Naciones Unidas.

Sin embargo, su ministro del Interior, Arnaldo Giuzzio, dijo el miércoles que «aunque los contenedores salgan de nuestro país, la carga también puede contaminarse (con droga) en otros puertos». (Información de Bart Meijer y Daniela Desantis en Asunción; redacción de Aislinn Laing, edición de Angus MacSwan y Aurora Ellis)