Se ha adjudicado un importante contrato para la construcción del centro portuario de Ravena en Italia a un consorcio que incluye a la filial de DEME, Dredging International, y a la empresa constructora italiana Consorzio Stabile Grandi Lavori.

Con un valor total de 197,8 millones de euros (235 millones de dólares), el proyecto está financiado por el Comité Interministerial Italiano de Planificación Económica (CIPE), el Banco Europeo de Inversiones (BEI), la Unión Europea y la Autoridad del Sistema Portuario.

Concretamente, este proyecto tiene por objeto desarrollar la infraestructura portuaria necesaria para manejar buques más grandes de 75.000 TPM y portacontenedores de hasta 8.000 TEU, así como mayores volúmenes de tráfico. Se prevé que esto, a su vez, tenga importantes efectos socioeconómicos en la región.

Las obras de dragado se iniciarán en el primer trimestre de 2021, según DEME.

Como se informó, la primera fase del proyecto incluye la excavación de 5 millones de metros cúbicos de sedimentos en los canales exteriores e interiores, la profundización del puerto hasta -12,5 metros, la reconstrucción de los muelles existentes en una longitud de 6,5 kilómetros para adaptarlos a las nuevas profundidades y la construcción de un muelle de 1.000 metros para la península de Trattaroli, que da servicio a una nueva zona portuaria.

El Puerto de Ravena representa el único puerto de la región de Emilia-Romaña y comprende astilleros, terminales polivalentes, terminales de carga a granel y un terminal de carga en contenedores. También incluye una terminal de pasajeros y los mayores puertos deportivos del mar Adriático.