ABS ha publicado las últimas tendencias y proyecciones sobre estrategias de reducción de carbono para el transporte marítimo, mientras la industria busca satisfacer las ambiciones de descarbonización.

Setting the Course to Low Carbon Shipping examina los nuevos combustibles, tecnologías y medidas operativas y los compara con las previsiones de las principales rutas comerciales del mundo para prever cómo será el transporte marítimo entre 2030 y 2050.

De los dos documentos de «Perspectivas»; el primero se publicó en junio de 2019 y aplica lo que el ABS reconoce actualmente sobre los combustibles existentes y futuros para proyectar qué fuente de energía podría ser la más adecuada para cada ruta comercial y lo que eso puede significar para el diseño de los buques que la utilizan.

ABS colaboró con Maritime Strategies International (MSI) para crear un escenario global para las futuras emisiones de CO2 del transporte marítimo, que tiene en cuenta la variación futura de los combustibles utilizados en los buques, así como la descarbonización de los diferentes sectores industriales de los que depende el transporte marítimo. ABS también trabajó con Herbert Engineering Corp. (HEC) para desarrollar una serie de conceptos de diseño de buques tanque, graneleros y portacontenedores para explorar opciones prácticas para cumplir los objetivos de la OMI en materia de gases de efecto invernadero.

Las investigaciones del Outlook sugieren que, en la trayectoria actual, los combustibles basados en el petróleo seguirán teniendo una cuota de mercado considerable para el 2050, lo que tiene importantes repercusiones para hacer frente al desafío de las emisiones.